¿Necesitas ayuda?

¿Necesitas ayuda?

6 puntos que debes revisar en tu coche después de las vacaciones

Es más que probable que nuestro vehículo necesite un buen repaso tras el verano.

Es habitual que pongamos a punto nuestro coche antes de un viaje largo o cuando nos vamos a ir de vacaciones pero, ¿qué ocurre cuando volvemos?

El período estival es la época del año donde utilizamos más el coche y se hacen más kilómetros, por lo que es una razón de peso para revisar nuestro vehículo a la vuelta y comprobar que se encuentra en las perfectas condiciones. Y es que, con la acumulación de kilómetros, las altas temperaturas, el peso extra del equipaje o el aire acondicionado, estamos sometiendo a nuestro coche a unas exigencias fuera de lo habitual.

Debido a eso, se hace necesario certificar el buen estado de nuestro vehículo para la nueva temporada. Alargarás la vida de tu coche, ahorrarás en combustible y, lo más importante, ganarás en seguridad. Desde Ballenoil aconsejamos prestar atención especialmente a los siguientes puntos:

Neumáticos

Los neumáticos son un elemento clave en la seguridad del vehículo. Una presión inferior a la recomendada se puede traducir en una menor adherencia a la carretera, frenadas más largas y hasta en un consumo de carburante excesivo. Por el contrario, si la presión es más alta de lo debido, disminuye el agarre y existe riesgo de reventón por sobrecalentamiento.
Igualmente, conviene revisar que los neumáticos no tengan golpes, cortes o grietas y verificar que la profundidad del dibujo está por encima de 1,6 mm, que es el mínimo exigido para circular, según la DGT. En el caso de que se encuentren desperfectos, no dudes en cambiarlos.

Maletero

Seguro que durante tus vacaciones el maletero ha estado repleto de maletas y decenas de bultos que todavía continúan ahí. Recuerda que el peso extra en el maletero solo provoca un mayor gasto de combustible, por lo que deshazte de todo lo que no vayas a utilizar en tu día a día.

Niveles de líquido

Seguro que revisaste el aceite y el líquido refrigerante antes de salir, pero ¿cómo se encuentran ahora tras las vacaciones? El exceso de kilómetros, unido a las altas temperaturas, habrán provocado un notable descenso de estos niveles.
Por ejemplo, el líquido refrigerante, que se encarga de que el motor no se caliente en exceso, puede llegar a dañarse por las altas temperaturas que provoca la propia combustión en su interior. Incluso el líquido anticongelante, que vela para que el motor siempre tenga una óptima temperatura, puede verse afectado tras un largo viaje, al igual que los líquidos de dirección y freno.

Motor

El motor es primordial dentro de la revisión, ya que cualquier daño significativo puede suponer el fin de tu coche. Por ello, después de las vacaciones es necesario revisar:

-La lubricación de los cilindros y pistones del motor. 

-Deben tener la cantidad correcta del aceite indicado para que evitar que el motor se oxide.
-Que no haya escapes de aceite.                                                                                          

Calibración adecuada entre la entrada de aire y combustible. 

Escapes de aceite, ruidos y movimientos que no suelen ser habituales o la salida de humo negro al encender el vehículo… en caso de que tengas problemas en el motor los síntomas son más que evidentes y deben ser resueltos de inmediato para no poner en peligro la integridad de los pasajeros.- 

Limpieza en profundidad

Otro factor a tener en cuenta es la limpieza, algo básico en cualquier momento pero aún más si hemos estado en la playa, ya que el salitre, la arena y el polvo pueden incrementar su deterioro y acarrear problemas mecánicos. Limpia el coche por fuera a presión, haciendo hincapié en los bajos, con abundante agua templada. Aplícala mejor manualmente con esponjas suaves, sin ejercer presión y utilizando los productos adecuados para que la pintura no se vea afectada.
Eso sí, la limpieza del vehículo no sólo debe centrarse en la parte exterior, sino también en el interior como asientos y alfombrillas, para quitar arena o polvo acumulado.
Recuerda que en Ballenoil contamos con centros de lavado que te ayudarán a llevar a cabo esta tarea. Aquí puedes consultar la ubicación de cada uno de ellos: https://www.ballenoil.es/gasolineras/

Cuida la visibilidad

Por último, debes tener en cuenta un correcto reglaje de los faros y su limpieza a fondo, así como de que ninguna luz están fundida tanto de los delanteros como de los traseros. Puede afectar a tu visión y al del resto de conductores.
Asimismo, no debes olvidarte de los limpiaparabrisas y cambiarlos, si lo consideras preciso, antes de que llegue la época de lluvias. Si hacen ruido al moverse o no limpian correctamente es señal de que deberás optar por unos nuevos.

Si prestas especial atención a todos estos detalles podrás alargar la vida útil de tu coche. Y no solo eso, conducirás con mucha mayor seguridad y evitarás riesgos innecesarios en la carretera.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn