¿Necesitas ayuda?

¿Necesitas ayuda?

Aire acondicionado en el coche

Ahorra con el aire acondicionado de tu coche en verano

¿A quién no le gusta conducir con el aire fresquito y una buena canción en verano? Con la llegada del período estival, el calor agobiante y los termómetros superando los 30 grados, nuestra primera reacción al llegar al coche es poner el aire acondicionado. Pero, ¿cuál es el problema? Sí, el uso del aire acondicionado provoca un consumo excesivo del combustible.

Mientras está encendido, un compresor aspira el gas refrigerante y lo traslada a un condensador, donde se transforma en estado líquido en un radiador. Cuando llega a la válvula de expansión, pasa de nuevo a gas y se enfría. Y así vuelta a empezar.

Este proceso gasta energía que procede del motor del coche, lo que se traduce en un incremento del consumo entre un 5% y un 20% del combustible, variando según el tipo de vehículo.

Sin embargo, existen trucos para que el aire acondicionado enfríe de manera adecuada, alargar la vida útil del carburante y poder ir fresquito mientras conduces. ¡En Ballenoil te los recordamos!

Ventanillas

Antes de empezar a conducir, es recomendable que bajes la ventanilla de la parte trasera opuesta al conductor, es decir, la ventanilla que está detrás del asiento del copiloto. A la vez que la ventanilla está bajada, abre y cierra simultáneamente la puerta del conductor. ¡Puedes reducir la temperatura interior del coche hasta 10 grados con este truco!

El motor siempre encendido

Es mejor evitar el uso del aire acondicionado si el motor está apagado. Usa el aire acondicionado si estás conduciendo, ya que cuanto más rápido gire el motor, más se enfriará tu coche.

Al principio, ventanillas bajadas

Antes de poner el aire, es mejor bajar las ventanillas unos minutos con el objetivo de expulsar más rápidamente el aire caliente del vehículo.

Activa la entrada de aire exterior

Una vez el aire caliente ha sido expulsado del vehículo, activa la entrada de aire exterior y cierra las ventanillas.

Conseguir la temperatura ideal

Muchas veces te habrás preguntado a qué temperatura debe estar tu vehículo, especialmente con la llegada del verano. Pues, según la Dirección General de Tráfico (DGT), ésta debe estar siempre entre los 21-23 grados. Una temperatura inferior puede incrementar el gasto de combustible en un ¡¡30%!!

Cómo ahorrar combustible en verano con el aire acondicionado

A menos de 80 km/h, ventanillas bajadas

Conducir con las ventanillas bajadas también gasta combustible, pero el aumento de éste es casi imperceptible. Por eso, a menos de 80km/h es mucho mejor conducir con las ventanillas bajadas. Sin embargo, cuando se supera esta velocidad, es más adecuado usar el aire acondicionado, que hará que ahorres más combustible.

Presta atención al filtro de aire

Muchas veces nos olvidamos de la importancia de este punto. Pero vigilar el filtro de aire, limpiarlo y cambiarlo cuando sea necesario es esencial, ya que hará que tu coche esté bien refrigerado y evitarás la acumulación en los conductos de hongos, bacterias y demás suciedad, principales culpables de obstruir la salida del aire.

¿A qué posición deben estar las salidas del aire acondicionado?

Normalmente muchas veces se tiende a colocar el aire acondicionado hacia el cuerpo para enfriarnos más rápido.
Pero lo cierto es que dirigir las salidas de aire hacia el cuello o la cara no es lo más recomendable. Lo mejor es evitar dirigirlas hacia cualquier parte del cuerpo y colocarlas hacia arriba ya que, como el aire frío se mueve con más facilidad. Las salidas laterales dirígelas hacia las ventanillas para compensar el calor cuando el sol les enfoque.

Cuidado con la potencia máxima

Sabemos que es demasiado tentador en verano, después de entrar en un coche que lleva varias horas al sol. Pero, ¡nunca pongas el aire acondicionado a máxima potencia!

Para evitar que se rompa, no lo fuerces y mejor opta por lo hablado en los primeros puntos.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn